R / P FLIP, un barco al revés

A lo largo de la historia, ha habido muchas embarcaciones peculiares, pero pocas tan absolutamente raras como ésta: R / P FLIP (Floating Instrument Platform o Plataforma flotante de instrumentos) es un barco de investigación que, para desarrollar sus tareas, se hunde parcialmente, hasta quedar en posición vertical. De hecho, su nombre es un juego de palabras: flip es el verbo inglés para darse la vuelta.

El R / P FLIP en posición vertical. Fuente: Wikimedia Commons – R.P. FLIP (ship, 1962).

El R / P FLIP en posición vertical. Fuente: Wikimedia Commons – R.P. FLIP (ship, 1962).

Detalles técnicos del R / P FLIP

Diseño Fred Fisher y Fred Speiss
Construcción Gunderson Brothers Engineering Company, Portland, Oregon
Botadura Junio de 1962
Eslora 108 metros
Manga 7,93 metros
Calado 3,83 metros (horizontal)

100 metros (vertical)

Peso 700 toneladas
Motores No
Tripulación 5 tripulantes

11 científicos

Nacimiento y funcionamiento del R / P FLIP

El origen del R / P FLIP está en la Scripps Institution of Oceanography, en la Universidad de California. En los años 60, dos de sus científicos, Fred Fisher y Fred Speiss, que se dedican al estudio del comportamiento de las ondas de sonido bajo el agua, se dan cuenta de que un buque de investigación normal no les sirve: para su trabajo necesitan algo mucho más tranquilo y estable. Por ello, deciden diseñar un barco que sea capaz de meterse parcialmente bajo el agua, facilitando sus investigaciones. Con financiación de la Office of Naval Research, será construido en Portland por la Gunderson Brothers Engineering Company.

El FLIP en posición horizontal. Fuente: Wikimedia Commons – R.P. FLIP (ship, 1962).

El FLIP en posición horizontal. Fuente: Wikimedia Commons – R.P. FLIP (ship, 1962).

Todo en el barco está destinado a facilitar la investigación. Tiene una gran cantidad de instrumentos científicos a bordo, preparados para usarse en posición vertical u horizontal. Carece de motores, pues su ruido interferiría los instrumentos acústicos. Por ello, debe ser remolcado hasta su destino, donde arroja sus tres anclas durante una temporada (hasta ahora, la más larga ha sido de 35 días).

Respecto al sistema de inmersión, en realidad es muy simple: a lo largo de su estructura, el R / P FLIP tiene varias cámaras de aire. Cuando llega la hora de la inmersión, se abren las cámaras para que se inunden con 1.500 toneladas de agua. Su peso hace que el barco quede en posición vertical, con la mayor parte de su casco bajo el agua, pero sin llegar a hundirse del todo. Cuando es preciso moverse, se bombea aire comprimido a las cámaras para expulsar el agua y el barco vuelve a quedar horizontal y listo para ser remolcado. La operación completa requiere 28 minutos, todo un prodigio para una nave de ese tamaño.

No es de extrañar que muchos definan al FLIP más como una boya que como una embarcación. Y se trata de una boya dotada de una estabilidad prodigiosa: diseñado para ser capaz de resistir olas de hasta 30 pies, ha resultado aguantar hasta de 80. Y no hay tormenta que lo afecte, ya que la mayor parte de su casco está bajo el agua, por lo que permanece clavado en el mar como un poste.

Todo el barco está preparado para ser utilizado tanto en una posición como en otra: cada cabina tiene dos puertas, una para cada posición; las cubiertas se convierten en mamparos, los mamparos en cubiertas; muchos muebles han sido fabricados para poder rotar a una nueva posición; otros deben desensamblarse y recolocarse; mientras que algunos elementos que por definición deben estar fijos, como cocina y baños, se construyen por duplicado.

El cuarto de aseo del R / P FLIP. Fuente: Amusing Planet – RP FLIP, the Strangest Ship in the World.

El cuarto de aseo del R / P FLIP. Fuente: Amusing Planet – RP FLIP, the Strangest Ship in the World.

Utilización del R / P FLIP

La dueña del FLIP sigue siendo la Scripps Institution of Oceanography, aunque el gobierno de Estados Unidos entregase en 1995 dos millones de dólares para modernización de su equipo. Aunque opera en todo el mundo, su principal área de operaciones es la costa oeste de Estados Unidos, donde año tras año sigue demostrando su enorme utilidad.

Y es que aunque sus creadores pensaban sobre todo en el estudio de las ondas sónicas bajo el agua, el FLIP ha resultado ser muy versátil para la investigación científica: con él se estudia la altura de las olas, la temperatura del agua, su densidad y circulación, el movimiento de las ondas sísmicas o los sonidos de la fauna marina, se recogen datos meteorológicos, se realizan investigaciones en guerra antisubmarina no acústica y experimentos en propagación de láser.

Y entretanto, la Scripps Institution of Oceanography está trabajando en una nueva versión de esta nave, el FLIP II. Poco ha trascendido del proyecto, salvo que el barco sería de mayor tamaño, para poder aumentar la zona habitable, y dispondría de su propio sistema de propulsión.

Bibliografía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s